sábado, 20 de junio de 2015

Arquitectura residencial III

Paneles de colores y aluminio consiguen dotar a esta fachada de una gran visibilidad. El edificio, situado en una calle un tanto apartada, ya ha sido víctima en sus partes inferiores de la plaga grafitera en su peor versión. No está hecha la miel para la boca del cerdo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.