viernes, 26 de febrero de 2016

El dormitorio

Como éste, otros muchos proliferan por la ciudad. Demasiada gente duerme en ellos. Una vergüenza para un país perteneciente al primer mundo. Una de tantas cosas que la ineficacia del Estado es incapaz de resolver. O, tal vez,  puede y no quiere.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.