viernes, 3 de julio de 2015

Una calle de El Toboso

Con numerosas fachadas, como otras tantas localidades manchegas, luciendo el revestimiento de cal tan característico de estas tierras. La luminosidad, casi cegadora, que generan cuando reciben la luz directa del sol, se torna más dramática cuando el cielo lo forman negros nubarrones que amenazan tormenta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.