viernes, 28 de noviembre de 2014

Museo del aire

Me encanta admirar y fotografiar viejos cacharros. Ya sea aviones, trenes, coches o motos. Contienen muchas horas de trabajo de ingenieros y diseñadores y nos recuerdan lo mucho que debemos a la capacidad de invención de nuestros antepasados. Y además, son una belleza. Una gozada de mañana la que pasé en el Museo del Aire de Madrid disfrutándolos.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.