viernes, 1 de agosto de 2014

Objetos

La belleza está en todas partes. La fealdad también. Como la contemplación de la primera es fuente inagotable de placer, y el placer es uno de los ingredientes de la felicidad, intento rodearme de objetos que sirvan a ese propósito. A esta categoría pertenece mi modelo a escala del Dodge Viper, maravilla de la automoción, cuyo diseño, estéticamente, alcanza la perfección.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.