domingo, 20 de octubre de 2013

Miguelón

No pude evitar sentir una emoción reverencial ante la contemplación del cráneo increíblemente bien conservado de un humano que vivió hace más de medio millón de años en la Sierra de Atapuerca (Burgos). La sala museística donde se expone ayuda a crear el clima adecuado. Una suerte haber podido contemplarlo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.