martes, 29 de noviembre de 2022

Súbito abandono

Proyectos inacabados, interrumpidos con una brusquedad más propia de Chernobyl, evidencian la futilidad de los proyectos ilusionantemente emprendidos. Es la crueldad de la vida, salpicada de éxitos pero plagada de frustrantes fracasos. De sacar partido a la derrota se trata. De hacer de la desgracia, maestra. De voluntad, de fuerza y de determinación. También de humildad. De hacer balance. De aprender. De enmendarse antes que reinventarse. De sin rendirse, seguir. El año se acaba. Más que de nuevos propósitos, de reflexionar sobre lo ya hecho se trata. Más que conquistar, corregir y consolidar. Verse la paja en el ojo propio y, si es menester, rectificar, que es de sabios. 



No hay comentarios:

Publicar un comentario